Posteado por: Gustavo Santángelo | 27 julio, 2019

ENVEJECER. 1º parte. Las bases.

Una mirada desde la fisiología del ejercicio físico y el deporte

Las mitocondrias son organelas que tienen un papel central en el proceso bioenergetico de la célula. Tienen su propio ADN y este es de exclusiva herencia materna.

Su estructura de doble cresta permite un complejo ensamblaje metabólico que da lugar a un flujo eléctrico a través de proteínas ubicadas en la membrana interna.

Por ellas se desplazan electrones dando lugar a un incesante diferencial de potencial entre estos y el viento protónico que provocan. Esta enorme complejidad molecular está diseñada para permitir que una proteína activada enlace, al final de la cadena, fósforo inorgánico y lo coloque en una molécula de ADP para formar ATP y de esta forma tener la energía requerida por la célula. La vida depende de esta rueda.

En esta situación cotidiana y permanente está encerrado el devenir del tiempo.

De nuestro tiempo.

El tiempo es relativo. Constituye un todo con el espacio y lejos de ser un constructo absoluto, depende de la contracción del espacio. Cuando el espacio se contrae de forma infinita, el tiempo no existe…pero a velocidades inferiores a la de la luz es unidireccional y relativo

…no me he fumado nada, sigue!

Es relatividad y son conceptos de 1905. Hoy es contar con los dedos para la astrofísica y la física de partículas.

Pero qué tiene que ver esto con las mitocondrias?

El tiempo sigue siendo relativo en la biología. Cuando una mitocondria, en su afán de fabricar la energía para la que está diseñada empieza a no ensamblar adecuadamente los electrones que deben ser aceptados en el final de la cadena electrónica, esos electrones forman especies reactivas, es decir quedan libres. Como el aceptor universal de los mismos es el oxígeno, conocemos a esas especies reactivas como ROS (por sus siglas en inglés). Hay que aclarar que no son las únicas especies reactivas, pero sí las más comunes.

El organismo tiene un enorme arsenal de defensas en esta situación. Cuando un electrón queda libre, quien lo lleva lo dejará lo antes posible en el orbital del receptor idóneo para aceptarlo. Este toma y daca se conoce como oxidar y reducir: REDOX y es una actividad biológica incesante. Moléculas que entregan electrones o se oxidan y moléculas que reciben electrones o se reducen.

Cuando estas especies no encuentran receptores adecuados son especialmente dañinas y están en el meollo del daño celular, en una importante cantidad de procesos deletéreos. El que nos importa hoy aquí es el que tienen sobre el ADN.

El ADN es una hebra de doble hélice con capacidad autorreplicante. Es un manojo de información de absolutamente todo lo que hará la célula y de lo que podría hacer si las condiciones son las favorables. Es decir tiene información real y potencial. Todo el manojo de ADN de las células con esa ingente cantidad de información está agrupada en cilindros que conoces como cromosomas.

La posibilidad de que se el ADN se replique es infinita. Lo es porque en el final de los cromosomas existen secuencias de ADN repetidas que conocemos como telóremos. Los telómeros protegen los cromosomas, pero en cada replicación de ADN se acortan y es por ello que la célula tiene limitado sus días.

En caso de que esa protección se renovara o autoreplicara, el ADN del cromosoma seguiría produciendo las proteínas para las que está diseñado. Esa acción existe mediada por una enzima, la telomerasa. La mala noticia es que no hay telomerasa activa en las células, salvo en las germinales y en las tumorales. De forma que los telómeros de las células sanas del organismo se acortan.

En internet y youtube circulan terraplanistas que aseguran que con determinada nutrición y ejercicio (que ellos conocen, claro) los telómeros se alargan. FAKE.

La relatividad biológica de la que hablamos, está en la capacidad que tu organismo tiene, desarrollada y/o potencial, para evitar ese daño.

Las especies reactivas de ROS generan daño en el ADN y aumentan el acortamiento de los telomeros.

La consecuencia es que tu reloj corre mas deprisa.

Si tu capacidad antioxidante crece, si tus mitocondrias son sanas y fuertes, esas especies se producen en mucha menor cuantía, tus defensas antioxidantes son mayores y entonces el reloj va mas lentamente.

El proceso por el cual, en el devenir del tiempo, los telomeros celulares se acortan y el ADN acumula daño en tus células se llama ENVEJECER.

Reconocerás ese proceso en tu piel, en tus cabellos, en tus huesos y en tus músculos.

Lo dicho, no podemos parar el devenir del tiempo, va en una sola dirección, pero sí podemos relativizar su paso y es ahí donde la biología toma esa dimensión relativa igual que si te movieras a velocidades estelares.

En qué consiste esa relatividad biológica, cómo trabajarla?

Entrenamientos que aumentan la biogenesis mitocondrial?

Nutrición que permite ralentizar la sarcodinapenia?

Te lo cuento en ENVEJECER 2º parte

Disfruta del deporte!

Un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: